Este sitio web está destinado a un público español. Si no estás en España por favor, seleccione su país.
Cerca
Cerca
Cerca
Cerca
Cerca
Cerca

Nuestra diversa cartera nos ayuda a cumplir con nuestro compromiso con la salud de la mujer

Cómo escoger tu método anticonceptivo

Existen muchos tipos de anticoncepción, cada uno con sus propias ventajas y riesgos.

Son los siguientes:

  • Píldora anticonceptiva oral
  • Preservativos
  • Diafragma o capuchón con espermicida
  • Implante
  • Parches
  • Dispositivos intrauterinos liberadores de levonorgestrel (DIU-LNG)
  • DIU de cobre (DIU-Cu)
  • Inyección anticonceptiva (no en España)

Conoce más sobre los tipos de anticoncepción

Escoger el método correcto depende de tus circunstancias personales. Es importante valorar cómo de fácil o difícil te puede resultar usar cada método anticonceptivo y si necesitas o quieres protegerte de enfermedades de transmisión sexual (ETS).

También deberás tener en cuenta algunos otros factores, incluido tu historial médico, la regularidad de tu menstruación, la frecuencia de tus relaciones sexuales y si has tenido un bebé hace poco.

También ayuda valorar la efectividad de cada método anticonceptivo, para obtener un nivel de anticoncepción que te satisfaga.

¿Qué criterios deben tenerse en cuenta para la anticoncepción hormonal?

La anticoncepción hormonal como la píldora combinada, el anillo y los parches anticonceptivos contienen estrógeno, lo que afecta a muchos procesos fisiológicos diferentes del cuerpo. Para algunas mujeres, no es recomendable tomar estrógeno ya que puede ser incompatible con algunas enfermedades que padezcan u otras circunstancias personales.

La píldora combinada puede no ser apropiada para ti, si:

  • fumas y tienes más de 35 años
  • has tenido alguna vez un coágulo sanguíneo
  • padeces una enfermedad cardiovascular, tienes la tensión arterial alta o lupus
  • tienes enfermedad hepática grave
  • has tenido cáncer de mama
  • tienes migrañas (algunos tipos en concretos, no todas).

Si no puedes tomar estrógeno, existen muchos otros anticonceptivos que pueden ser apropiados, incluyendo la píldora de solo gestágeno, un dispositivo intrauterino (DIU) o preservativos.

Cómo usar correctamente los métodos anticonceptivos

Para que sean totalmente efectivos, debes usar los métodos anticonceptivos correctamente. Tienes que asegurarte de tomar la píldora anticonceptiva cada día a la misma hora aproximadamente, o siempre usar el preservativo o diafragma antes de comenzar las relaciones sexuales. Si no lo haces, aunque sea una sola vez, puedes quedarte embarazada.

Al usar un método anticonceptivo hormonal, el sangrado que ocurre en los descansos del método no son la menstruación propiamente dicha, es un sangrado por ausencia de las hormonas que te aporta el método anticonceptivo. Como tal, puede ser diferente a tu menstruación en cuanto a duración y regularidad, incluso podrías no tener sangrado. Quizás debas tenerlo en cuenta al decidir cuál es el método que mejor se adapta a ti.

El efecto sobre tus menstruaciones

Algunas formas de anticoncepción pueden hacer que tus menstruaciones se interrumpan o sean más intensas, menos intensas o irregulares y quizá debas tenerlo en cuenta al decidir cuál es mejor para ti.

  • La píldora anticonceptiva oral, el parche anticonceptivo, el DIU de cobre y el implante anticonceptivo, todos pueden causar sangrados menos intensos o irregulares.
  • Los DIU pueden provocar sangrados más intensos y largos

Los métodos anticonceptivos de barrera como el diafragma o los preservativos no afectan al sangrado y seguirás teniendo tu menstruación.

Si acabas de tener un bebé

Si acabas de tener un bebé, deberás usar un método anticonceptivo inmediatamente si no deseas volver a quedarte embarazada. Puedes quedarte embarazada incluso cuando estés amamantando y antes de volver a menstruar.

Cuando decidas qué método anticonceptivo usar, deberás tener en cuenta algunos factores como tu historial médico y estilo de vida.

Si estás amamantando o has tenido complicaciones durante el embarazo o el parto, tu médico puede recomendarte esperar algún tiempo antes de usar algunos tipos de anticonceptivos hormonales.

Protégete de las ETS

“Cada día se producen en el mundo más de 1 millón de contagios de ETS”.

La Organización Mundial de la Salud

Las enfermedades de transmisión sexual como la clamidia, la hepatitis y el VIH se propagan fácilmente por contacto sexual. Las ETS pueden causar síntomas como flujo vaginal, úlceras genitales y dolor abdominal, pero también puedes tener una ETS aunque no tengas síntomas.

Algunas ETS pueden perjudicar gravemente tu salud, afectar a tus posibilidades de tener un bebé en el futuro e incluso de aumentar el riesgo de desarrollar cáncer.

Es esencial para tu salud actual y futura que te protejas contra las ETS.

Los preservativos son el único método anticonceptivo que evita el embarazo y protege contra las ETS.

¿Cómo de efectivo es cada método?

Los anticonceptivos que no dependen de tu memoria para tomarlos o usarlos correctamente son los más efectivos para evitar el embarazo. El implante anticonceptivo y los DIUS tienen más de un 99% de efectividad.

Si usas correctamente la píldora, el parche o el anillo, tienen más de un 99% de efectividad. Sin embargo, la posibilidad de un error de la usuaria de estos métodos (como olvidar tomar la píldora, o no ponerse adecuadamente el parche o anillo) supone que, generalmente, la efectividad sea inferior al 95%. Aun así, no todas las píldoras son iguales ante situaciones de olvidos.

Los preservativos tienen un 98% de efectividad si se usan siempre correctamente.

Un diafragma con espermicida tiene un 92-96% de efectividad si se usa siempre correctamente.

Conoce más sobre los métodos anticonceptivos

Anticoncepción de urgencia – La píldora del día después

Si mantienes relaciones sexuales sin protección, puedes quedarte embarazada.

Siempre es mejor tener una protección anticonceptiva fiable antes de tener relaciones sexuales, pero si no usas método anticonceptivo o este falla durante la relación sexual (por ejemplo, si se rompe el preservativo) y no deseas quedarte embarazada, puedes utilizar la anticoncepción de urgencia.

Existen dos tipos de anticoncepción de emergencia: una píldora oral, llamada con frecuencia «píldora del día después» y un dispositivo intrauterino (DIU).

El DIU te lo colocará en el útero un profesional sanitario, introduciéndolo a través de la vagina y el cuello del útero y lo coloca en el útero. Un DIU proporciona anticoncepción continua y puede permanecer colocado hasta 10 años (el de cobre). Leer más sobre el DIU.

La píldora del día después, dependiendo si es con levonorgestrel o ulipristal, es efectiva hasta 3 o 5 días después de haber tenido sexo sin protección. Actúa interrumpiendo las hormonas naturales y actual inhibiendo o retrasando la liberación de las hormonas naturales y así impidiendo o retrasando la ovulación y evitando que puedas quedarte embarazada y no puedas quedarte embarazada.

La píldora del día después puede causar efectos secundarios como cefaleas, náuseas o vómitos (si tienes vómitos en las dos horas después de tomar la píldora, vuelve a tu profesional sanitario, ya que quizá necesites otra dosis).

Después de usar la anticoncepción de urgencia, quizá desees hablar con tu médico o enfermera para revisar tus métodos habituales de anticoncepción y asegurarte de que usas el método apropiado para ti, ya que la anticoncepción de urgencia no debe ser considerada, en ningún caso, un método anticonceptivo de uso habitual.